Skip to content

El reloj de punto

Además de cacharros tecnológicos, me gusta presentar aquí prototipos que no están a la venta y probablemente nunca lo estén.

Son ideas en conserva que esperan a que un inversor sagaz afloje la pasta para que puedan salir al mercado. Todas son bellas, algunas demasiado exóticas e inútiles como para que nadie se juegue sus cuartos. Las etiqueto, las guardo o las convierto en tecnopildoras porque son creaciones inspiradoras. Ideas que evocan nuevas ideas y proyectos.

La que os traigo hoy me resulta particularmente poética. Un reloj calceta que entreteje el paso del tiempo para que lo puedas manosear, abrigarte el pecho o directamente colgarte del cuello con él. El mecanismo crea un nudo cada hora hasta completar los 24 nudos que tiene una vuelta completa de esta original bufanda. En un año se tejen hasta dos metros de horas transcurridas en forma de tejido.

Arte y diseño que entreteje el paso del tiempo

El artilugio fue creado por la estudiante de diseño noruega Siren Elise Wilhelmsen como proyecto de fin de carrera bajo la premisa de que “todo cuenta”. Si tuviera pasta invertiría en la producción de este reloj, aunque sea un objeto completamente inútil.