Skip to content

¿Sobrevivirá el Email Marketing a los millennials?

¿La generación del milenio considera el correo electrónico algo desfasado, inútil o heredado de la generación de sus padres? ¿El email marketing tiene los días contados como plataforma de promoción y apoyo al mix de una empresa?

Los nativos digitales ya tienen su propia tarjeta de crédito pero con ella llegan nuevos hábitos de consumo, modelos de relación diferentes, formas de obtener información completamente rupturistas. Todo un reto para los departamentos de marketing de las empresas, muchas de las cuales todavía lideran viejos dinosaurios en convivencia con inmigrantes digitales.

Toca revisar las herramientas con las que hasta ahora se ha hecho branding, se han comunicado propuestas comerciales y de valor; el email marketing es una de ellas.

La aparición de redes sociales como Facebook, Twitter, Instagram prometían el fin del email como canal de acceso a los consumidores del nuevo milenio. Sin embargo eso no ha ocurrido, más bien al contrario, el número de cuentas y usuarios de correo electrónico sigue creciendo exponencialmente.

Algunos datos:

  • 4.1 billones de cuentas de correo en 2014 que se espera que sean 5.2 para finales de 2018.
  • La actividad más popular o que mayor número de usuarios realizan en su smartphone es chequear el email 78% (navegar 73%, Facebook 70%) IDC and Facebook – “Always Connected” (2013).
  • El 62% de las compras vía smartphone se originan a partir de un email.
  • El e-mail marketing es hasta 40 veces más efectivo que Facebook y Twitter juntos (estudio de McKinsey & Company).

2015-Report-The-New-Rules-of-Email-Marketing-Campaign-Monitor

El móvil de una generación

La generación de los Millennials es la generación del móvil. Todo lo que no se abra, se adapte o se entienda en el móvil no existe para este segmento del mercado. El email es uno de los contenidos que mejor funcionan y con mayor agilidad se gestiona en los smartphones. La apertura de email en móvil ha aumentado un 180% en los últimos tres años, el 67% de los usuarios usa el móvil para comprobar su email -BlueHornet “Customer Views of email marketing 2015” (2015). En la rutina diaria de uso del móvil empleamos 9 minutos en consultar el correo electrónico.

 

Canal de la supersegmentación

Pese a que las redes sociales es una de las formas favoritas para comunicarse para la generación del nuevo milenio, permite una menor segmentación comparada con las tácticas de email marketing. La razón es sencilla: se usa el correo electrónico como identificación de usuario en compras y registros. Esto permite conocer histórico de transacciones, volumen de compra, los artículos sobre los que un usuario ha mostrado interés, etc. Los millennials son muy sensibles a recibir informaciones y contenidos que no se ajustan a sus intereses o a lo que necesitan en un momento dado, son carne de retargeting y de trigger campaigns. Están hechos a la información comercial en tiempo real y la única publicidad masiva que entienden -y a la que prestan relativa atención- es la de la tele y el periódico impreso.

Un estudio publicado recientemente por McKinsey & Company indica que el e-mail marketing es hasta 40 veces más efectivo que Facebook y Twitter juntos.

Why-marketers-should-keep-sending-you-e-mails-McKinsey-Company
El canal más personal y al que más atención presta el usuario

Facturas, recibos, notificaciones bancarias, confirmaciones de compras, etc. mensajes de carácter personal más relevantes, todo lo que realmente es importante se recibe en la bandeja del correo electrónico por lo que es el canal de comunicación al que mayor atención se presta.

La hipersegmentación posibilita que los contenidos sean únicos para cada destinatario, una oportunidad única para generar contenidos de valor. Todo aquello que realmente no capte la atención del usuario, provocará la de-suscripción de este o lo que es peor hará que relegue al remitente a la lista de los no deseados.

Y lo mismo si el email no se adapta al móvil, no se abre correctamente, tenga demasiada información, etc. El 80% de usuarios abren un email en un teléfono y no se ve bien, lo borran. De ellos 1/3 se dan de baja como suscriptor.

Conclusión

El email marketing está más vivo que nunca, y mientras las redes sociales no sirvan para realizar transacciones, parece que seguirá siendo así. Eso sí, las empresas especializadas en email marketing se encuentran en los millennials un público crítico, exigente y con un ojo siempre puesto en los nuevos contenidos de valor que aportan las redes sociales. Desean ser tratados como personas únicas y no pertenecientes a un grupo más o menos amplio u homogéneo, y pagarán por tus valores si se alinean con los suyos, especialmente si les llegan por email.